ECONOMÍA – En medio de la caída del crédito, las líneas destinadas a empresas muestran una leve recuperación

0
282

En febrero, el stock de crédito aceleró la caída que comenzó en octubre. La línea a empresas de más corto plazo mostró una recuperación del 3,4%

Después de un enero para el olvido, los préstamos destinados a empresas mostraron cierto signo de recuperación en febrero, con un leve crecimiento en las líneas de más corto plazo. Del mismo modo, después de dos meses de caída consecutiva, el stock de créditos personales registró una tibia recuperación del 0,92%, lo que implica un aumento de $3.860 millones.

La baja en el costo del financiamiento explica en gran parte la mejora en la línea de adelantos en cuenta corriente, aunque aún están lejos de experimentar un repunte consolidado. Además, en términos reales –o sea, teniendo en cuenta la inflación del mes- el crecimiento en los dos segmentos sería prácticamente nulo en febrero.

Cabe destacar que más allá de estos pequeños síntomas de mejora, el stock total de préstamos al sector privado sigue sin levantar cabeza, tras cerrar febrero con una baja nominal de 11.371 millones de pesos. El duro ajuste monetario que está llevando adelante el Banco Central y el contexto recesivo son los principales factores que explican este fuerte deterioro en el financiamiento.

Los datos surgen del informe diario del BCRA, que muestra que al 27 de febrero el stock de adelantos en cuenta corriente registraba un aumento de $4.327 millones, lo que representa un alza del 3,4%. Si bien a simple vista parece un alza menor, contrasta con la caída de $2.668 millones anotada en enero y con el desplome de $15.677 millones de diciembre de 2018.
El rol de la baja de tasas

Esta línea, también conocida como el acuerdo por descubierto en cuenta corriente, es la más utilizada por las empresas para financiar su caja diaria. El costo que cobran los bancos por este préstamo bajó fuerte en los primeros días del mes, arrastrada por el recorte que fue aplicando el organismo monetario en el rendimiento de las Leliqs.

En rigor, después de terminar enero en torno al 60% anual, la tasa de los adelantos en cuenta corriente llegó a caer en promedio al 47,3% anual en la primera quincena del mes, aunque luego recuperó algunos escalones, hasta quedar el último día de febrero en 52,4%. Esta suba reflejó lo que pasó en las licitaciones de Leliqs de las últimas semanas, donde el BCRA avaló una mayor tasa para desalentar la demanda de dólares.

En la comparación interanual, los adelantos vienen cayendo a un ritmo de más del 10%, y la mejora nominal de febrero no modificó mucho la pendiente de esta curva.
Cheques: los bancos pierden mercado

La línea destinada a empresas que volvió a anotar una nueva caída es el descuento de documentos, que al 27 de febrero registraba un rojo de $3.968 millones, una baja del 1,72% en el stock. Este tipo de financiamiento, a excepción de la suba de 955 millones de pesos que marcó en diciembre, viene cayendo desde el mes de junio.

En este sentido, la baja no sólo se debe a la menor actividad producto de la recesión económica sino también del alto costo que cobran los bancos por estas operaciones, lo que llevó a varias empresas a optar por descontar los cheques en el mercado de capitales a una tasa mucho más baja.

En febrero, la tasa de descuento para documentos avalados terminó en torno al 36% para el plazo de 60 días, una baja de 7 puntos respecto al 43% anual en que se ubicaba un mes atrás. Los bancos, por su parte cobran una tasa de entre el 60% y el 62% para descontar cheques en esos plazos.

Esta diferencia hizo que en el último año se duplicará el volumen de operaciones registrado en la Bolsa de Comercio con descuento de cheques, a contramano de lo que ocurre en los bancos.

Respecto del financiamiento al consumo, los datos del Central muestran dos caras bien diferenciadas. Por un lado, los préstamos personales registraron en febrero el primer crecimiento mensual en tres meses. Del otro lado, el crédito con tarjeta se desplomó $9.969 millones, mostrando el primer rojo en varios meses.

Un dato clave a tener en cuenta es la estacionalidad en el stock de financiamiento con tarjeras de crédito, que en un mes corto como febrero la fecha de cierre pudo haber coincidido con los últimos días, lo que explicaría esa caída tan abrupta.

Respecto a los préstamos personales, el stock pasó de $418.867 millones a $422.727 millones en los primeros 27 días del mes. La tasa, según la información diaria que aporta el BCRA, apenas cayó en promedio, del 62% anual al 61%.

Si bien la suba de estos préstamos es de apenas 0,92%, lo destacable es que se da en un contexto de crédito en baja y aumento en la mora.
El costo del ajuste monetario

En el primer caso, con la caída de $11.371 millones en febrero, el stock de préstamos al sector privado acumula una pérdida de $57.009 millones desde octubre, cuando el Banco Central encaró un duro ajuste monetario que redujo fuertemente la liquidez el mercado. Si bien la absorción de pesos y la suba de encajes fueron clave para lograr estabilidad en el mercado de cambios, el ajuste monetario también impactó de lleno en los créditos.

De hecho, con menos liquidez y tentados por las altas tasas que pagó el organismo monetario, los bancos prefirieron apuntar sus fondos a las Leliqs y reducir su financiamiento a privados. El aumento en la mora, que en préstamos al consumo llegó al 4% de la cartera, también contribuyó a que los banqueros opten por las letras del Central, mucho menos riesgosas que prestar a familias o empresas.

Del lado de la demanda también hubo una retracción fuerte, no sólo por el aumento en el costo del financiamiento sino además por la pérdida de poder adquisitivo, lo que también aceleró la caída en el consumo.

En la cúpula del BCRA, de todos modos, justifican la caída del crédito únicamente por el efecto de la recesión y no por el ajuste monetario. En su última presentación pública, el vicepresidente primero, Gustavo Cañonero, explicó que históricamente la recuperación del crédito se da después de que mejore la actividad y no antes.

En síntesis, la mejora en las líneas de corto plazo a empresas y, en menor medida, en los préstamos personales no muestra un rebote en el crédito ni mucho menos. Habrá que esperar algunos meses para que se consolide esa tendencia y para eso es clave que bajen las tasas y que se reactive la economía. En este caso, el orden es indistinto.

Fuente: iprofesional.com