NACIONALES – El Gobierno le bajó el pulgar a la iniciativa para reducir la jornada laboral

0
571

Fue a través del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien en declaraciones radiales esta mañana aseguró que “no es posible” porque eso equivaldría a un incremento de salarios del 33% y muchas pymes no podrán afrontarlo.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, aseguró hoy que en Argentina “no es posible” reducir la jornada laboral con igual salario, ya que las pymes no estarían en condiciones de aplicar esa medida.

En diálogo con Radio AM 750 consideró que “en términos conceptuales, bienvenido sea trabajar menos y tener una vida más plácida. Pero éste es un contexto muy difícil de la Argentina. Bajar la jornada laboral de 8 a 6 horas equivale a aumentar el salario horario más o menos un 33%. Y hay pymes que no están en condiciones de afrontar esos costos“, indicó el funcionario.

Al respecto, el titular de la cartera productiva explicó que “en muchos de los países en los que se estaba implementando, había una reducción de la jornada laboral con una reducción del salario. Esto es lo impensable acá. La Argentina no tiene salarios altos como para pensar en trabajar un poco menos y ganar un poco menos”.

“En la Argentina tenemos salarios bajos muy golpeados, con lo cual reducir la jornada laboral, eso no es posible”, argumentó el ministro.

Además, advirtió: “El riesgo que se corre de hacer algo así, a los golpes, es que se traslade ese costo laboral a precios, que haya más inflación. Si sale bien, habría un poco más de empleo con salarios más bajos“.

Para Kulfas, en este momento: “Tenemos problemas macroeconómicos que resolver, pero vamos por el buen camino“. Y la reducción de la jornada laboral no es una prioridad para el Gobierno.

 

Fue planteada en los últimos días por sectores cercanos al oficialismo como el precandidato a diputado nacional por el Frente de Todos y líder de La Bancaria,  Sergio Palazzo, quien aseguró que es una tendencia “que está sucediendo en el mundo”.

En contraste, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, se opuso con firmeza y advirtió que “lo que la Argentina necesita es más empleo, más producción, más productividad y empleabilidad. Esto no se resuelve repartiendo el trabajo formal que hoy existe, sino generando más y mejor trabajo“. Y alegó que los costos laborales podrían crecer más de 7% en caso de avanzar la iniciativa.

En ese sentido, Kulfas instó a los referentes sindicales y políticos a “ser cuidadosos”. Días pasados también se alzaron voces desde partidos de izquierda en favor de una reducción de la jornada laboral, en un contexto electoral que tampoco puede desconocerse.

 

“Si uno quiere resolver esto en cinco minutos, lo más probable es que se generen más problemas de los que se quieren resolver”, destacó Kulfas.

Por otra parte, un reciente informe de la Bolsa de Comercio de Córdoba sostuvo que quienes apoyan esta postura “argumentan incorrectamente” que la jornada laboral en el país es de las más extensas de la región.

“Según los datos oficiales de este año, la jornada laboral efectiva promedio es de 36 horas semanales entre asalariados formales del sector privado. Y sólo el 25% de esas personas trabaja al menos 48 horas. La Argentina es el segundo país del continente con menos horas trabajadas, detrás de Uruguay“, aseveró la entidad.

Y agregó que “los países que bajaron las horas trabajadas lo hicieron luego de haberse desarrollado, con crecimiento económico y de la productividad sostenidos”.

Fuente: cronista.com