IMPOSITIVAS – Impuestos: 7 de cada 10 argentinos creen que van a subir en los próximos meses

0
449
La presión impositiva en Argentina es la segunda más alta del mundo, y según un sondeo de la Fundación Libertad y Progreso, los argentinos prevén más suba.
Siete de cada diez argentinos piensan que los impuestos van a subir en los próximos meses, según reflejó una encuesta realizada por la Fundación Libertad y Progreso que advirtió que la alta presión tributaria en el país y la expectativa de nuevos aumentos de gravámenes es “un desincentivo a la inversión y, por consiguiente, un golpe directo al crecimiento económico de largo plazo”.

Eugenio Marí, economista jefe de la Fundación Libertad, indicó a iProfesional que, según estimaciones del Banco Mundial, la presión impositiva en Argentina es la segunda más alta del mundo -el primer puesto lo ocupa Islas Comoras- y precisó que en nuestro país la presión efectiva sobre las utilidades de las empresas es del 106%.

El analista señaló que en el país coexisten más de 170 impuestos y tasas entre nacionales, provinciales y municipales que afectan negativamente la rentabilidad, la inversión y la producción.

Además, Marí resaltó que en Argentina la presión tributaria formal se encuentra por encima del 45% del PBI, muy por arriba del promedio de países de la OCDE, que se ubica en 34%”.

“En las últimas dos décadas la presión tributaria aumentó en casi 15 puntos del PBI”, puntualizó.

Impuestos: desventaja competitiva para los argentinos

Marí alertó que “esto genera una desventaja competitiva a nuestros productores y emprendedores, que desincentiva la inversión y el crecimiento”, y planteó que “el hecho de que las expectativas hacia adelante sean de subas de impuestos refleja la profunda desconfianza de los argentinos sobre que se implementen reformas de fondo que mejoren las condiciones para el sector privado”.

Y enfatizó: “no es para menos, en los últimos dos años se subieron o crearon 18 impuestos”.

Los resultados de la encuesta realizada a más de 1.000 personas mayores de 16 años de todo el país se conoce en momentos que el gobierno se encuentra negociando la letra chica del acuerdo con el FMI que contempla un sendero de reducción del déficit fiscal por el cual este año el desequilibrio deberá bajar del 3% del PBI registrado en 2021 a 2,5% del PBI.

En el gobierno prometen que ese ajuste no vendrá por el lado de suba de impuestos sino por la vía del crecimiento económico que mejorará la recaudación.

Sin embargo, algunos analistas dudan de que no vaya a haber incremento de impuestos para poder cumplir con esa meta fiscal.

“Las autoridades planean lograr esta reducción sin aumentar impuestos y sin reducir el gasto en términos reales, algo que parece demasiado optimista incluso si se cumpliera el supuesto de crecimiento de 4% del equipo económico (nosotros esperamos 2,5%)”, juzgó un informe de Facimex Valores.

Según la visión Facimex, “el programa tendrá alguna suba de impuestos, apuntará a un moderado crecimiento real del gasto en infraestructura, buscará contener el alza de los subsidios, se apoyará en la inflación para evitar una suba del gasto social y concentrará los recortes en los gastos de emergencia y las transferencias a provincias, que tendrán margen para subir Ingresos Brutos”, planteó.

De hecho, el Consenso Fiscal para 2022 que firmó el gobierno nacional con 23 provincias eleva los topes para las alícuotas de Ingresos Brutos y habilita la creación de un impuesto a la herencia.

Asimismo, el relevamiento reflejó que las perspectivas de que los impuestos sigan subiendo son más importantes en los jóvenes de 16 a 29 años. En este rango etario, 71% espera que los impuestos continúen aumentando, mientras que para franja de personas de más de 50 años ese guarismo se reduce al 64%.

imagen.png

Al analizar estos últimos datos, Iván Cachanosky, economista colaborador de la Fundación Libertad y Progreso recalcó que “para peor, la percepción es aún más negativa en los jóvenes, que representan el núcleo de emprendedores del país”

“Esto implica que Argentina expulsa emprendimientos, innovación y empleo de calidad”, lamentó.

Al diferenciar por nivel educativo, se observó que hay una mayor proporción de personas de nivel educativo medio y alto que esperan que los impuestos sigan incrementándose en el futuro cercano:cerca de 70% del total contra 62% de los de nivel educativo bajo.

Por otro lado, el sondeo mostró que el 81% de los encuestados considera que el sistema impositivo argentino es injusto.

A su vez, el 69% de los argentinos piensa que el uso que el Estado da al dinero recaudado por los impuestos es malo o muy malo, y el 31% opina que la utilización estatal de fondos aportados por los tributos es bueno o muy bueno (sólo 6% creen esto último).

Propuesta de reforma impositiva

“Los resultados obtenidos ponderan aún más la necesidad de que Argentina avance en una profunda reforma que mejore el sistema impositivo y posibilite un mayor desarrollo económico nacional con equidad”, evaluó la Fundación.

Aseguró que “la reforma del sistema impositivo se vuelve algo ineludible” para que “Argentina vuelva a crecer de manera sostenible y empiece a reducir la pobreza” y vuelvan “los incentivos a la inversión, la educación y el empleo”.

En ese marco, en la entidad proponen:

  • La eliminación del Impuesto a los Sellos en las jurisdicciones donde aún subsiste.
  • La sustitución del Impuesto a los Ingresos Brutos por un impuesto a las ventas de consumo final.
  • La supresión de los derechos de exportación.
  • La reducción gradual del IVA en la medida que se obtenga superávit fiscal.
  • Supresión del Impuesto a los Bienes Personales siguiendo escalas anuales decrecientes, tal como se estableció originalmente en el artículo 25 de la Ley 23.966.
  • Modificación gradual del régimen de anticipos a las Ganancias y Bienes Personales (mientras subsista) luego de terminado el periodo en el cual devenga.
  • Devolver potestades tributarias a las provincias y avanzar hacia la correspondencia fiscal pero manteniendo un esquema solidario.

Fuente: iprofesional