ECONOMÍA – Subas de precios: el Gobierno les dio 24 horas a las empresas para justificar los últimos incrementos

0
688
El ministro Kulfas advirtió que los precios que se hayan adoptado de manera injustificada serán retrotraídos a los valores que tenían del 8 al 10 de marzo
En el marco de la guerra contra la inflación anunciada por el presidente Alberto Fernández, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anunció que “en 24 horas” se definirá cuáles son los alimentos cuyos precios se retrotraerán a los valores que tenían del 8 al 10 de marzo, tras la reunión que mantuvo junto a dirigentes de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y de supermercados.
Además, sostuvo que el encuentro fue constructivo aunque “tuvo algunos momentos de tensión porque había una suerte de negación” por parte de los empresarios.
“En 24 horas se va a clarificar cuál es la responsabilidad de la industria y de los intermediarios y los precios que se hayan adoptado de manera injustificada tienen que ser retrotraídos hacia 8 o 10 de marzo, que tienen que ver con los esquemas de Precios Cuidados que implementa la Secretaría de Comercio Interior”, afirmó Kulfas en conferencia de prensa.
“Son muchos los rubros donde encontramos subas del 10%, 15% o 20%. Fue una sorpresa colectiva. Queremos discutir sector por sector para analizar caso por caso. Les damos 24 horas y esto es una exigencia de que seamos responsables. No podemos estar jugando con la alimentación de la gente en este momento. Va a haber otras medidas en los próximos días”, dijo Kulfas.
El funcionario volvió a remarcar que en los casos de incumplimiento se aplicará la Ley de Abastecimiento. “No está descartada la creación de una empresa nacional de alimentos“, dijo pero reconoció que como otro de los segmentos en donde se está produciendo una escalada en los precios es en el de alimentos frescos adelantó que se está pensando en un fondo de estabilización con el Mercado Central. “Pero aún está en estudio”, advirtió Kulfas.
Aumento de retenciones y fideicomiso: la visión de Kulfas
Kulfas justificó el fideicomiso anunciado el viernes por el presidente Alberto Fernández porque “estamos viviendo un escenario de una guerra entre dos productores de trigo y aceite de girasol”.
“En la última semana de febrero pasó de 300 a 400 la tonelada de trigo y en el mercado interno pasó a 35.000 pesos por tonelada”, precisó Kulfas. “Si no hay ninguna medida de compensación, significa que habría pan, harina y fideos más caros“, indicó el ministro. En cuanto al fideicomiso, aseguró que “se definió formar un fondo, incorporar recursos para subsidiar el precio interno y, de esta manera, las industrias que manejan harina de trigo tengan los recursos y puedan ofrecer los productos a los precios del mes de febrero” a los consumidores.
Además, recordó que “se incrementaron las retenciones para el aceite y la harina de soja para sumar esos recursos a este fideicomiso, para compensar a los molinos harineros que pagarán más caro el trigo y pueden tener esa compensación. Y que, a la vez, el pan y otros productos vuelven a los precios de febrero”. Asimismo, el Gobierno anunció una línea de créditos por $8.000 millones a tasa subsidiada para que los molinos puedan comprar trigo. Por último adelantó que el miércoles el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, avanzará con anuncios para los comercios de cercanía.
Guerra contra la inflación: la estrategia de Fernández
En su primer anuncio en la “guerra contra la inflación“, Alberto Fernández anunció el pasado viernes una serie de medidas para tratar de contener el aumento de los distintos precios. Pero hay una serie de situaciones que pueden “dar por tierra” con los planes de este anuncio.
El Gobierno anunció que buscará mantener precios cuidados, fijar precios máximos para artículos de primera necesidad, incrementar 2% las retenciones a la harina y aceite de soja y ampliar los fideicomisos para el trigo. La suba de retenciones de 31% a 33% a los derivados de la soja aportará unos u$s500 millones y se utilizará para subsidiar el precio local de la harina.
Con esto se intentará frenar los fuertes incrementos de precios en productos como el pan o los fideos pero es probable que la medida genere un enfrentamiento con las entidades del agro que ya anunció protestas y medidas de fuerza para esta semana. Al respecto un reciente estudio de la consultora Invec que dirige el economista Esteban Domec señala que: “empezar una guerra sabiendo que los primeros resultados no lo van a favorecer no parece ser la mejor estrategia”. Sin embargo, es la estrategia que el gobierno decidió seguir.
Las “Guerras” a la inflación que ponen en vilo al Gobierno
Cuatro personas obtienen el dato de inflación previo a que sea publicado: el presidente, el ministro de economía, el jefe de gabinete y el presidente del BCRA. Es decir, el anuncio de la guerra fue el anticipo de un muy mal resultado inflacionario, aunque con mal timming por lo que vendrá”.
El trabajo destaca que: “…analizando el dato de inflación del mes de febrero, se destaca que la inflación general fue de 4,7% y estuvo principalmente impulsada por el segmento de alimentos y bebidas”. A este le siguió la suba del rubro transporte, cuya suba fue del 4,9%, empujado por el aumento de los combustibles y el tercer lugar en el podio se lo llevó el rubro de equipamiento y mantenimiento del hogar.
De esta manera, “la inflación general acumuló en los primeros dos meses del año y en el rubro de alimentos, la suba acumulada fue del 14%. En particular, los mayores saltos del mes se dieron en los productos de mayor estacionalidad como las verduras”, agrega.
Fuente: iprofesional