ECONOMÍA – Inflación y paritarias, camino a superar el 100%: se acelera la crisis y crece el temor a otro temblor por el dólar

0
480
La inflación y las paritarias corren en esa sintonía. Se espera otra suba de tasas de interés. Hay gran preocupación por la brecha, que supera el 100%
La crisis económica parece acelerarse en las últimas semanas. Las principales variables se mueven con una dinámica del 100%. O peor aún: “Todo arriba del 100%”. Es lo que se aprecia cuando se focaliza en la inflación, las tasas de interés, la brecha cambiaria y -ahora también- las negociaciones paritarias.

La sensación es que este escenario, lejos de ser virtuoso, no puede continuar demasiado tiempo sin antes implosionar y dar lugar a un nuevo esquema. Lo que se desconoce es, precisamente, hacia adónde se dirige la economía. En definitiva, cuáles son las herramientas que utilizará Sergio Massa para tratar de encarrilar la crisis.

El ministro repitió en las últimas jornadas que la devaluación abrupta no es una opción posible. Con lógica, dijo que ese escenario hundiría a un 20% adicional de la población a la pobreza.

La cuestión es si el Gobierno podrá seguir manejando la regla cambiaria. O si una nueva crisis obligará a hacer modificaciones por la “fuerza” del mercado.

Además, ¿le quedan a Massa instrumentos sin utilizar, a mano, para poner en práctica y evitar un nuevo temblor con el dólar?

Brecha, inflación, tasas y paritarias: la regla del 100

Hoy en día, las principales variables de la economía están desbocadas. La inflación esperada para este año ya está en el 100%, pero nada dice que ese sea -finalmente- el tope.

La aceleración en la suba de los precios está a la vista, incluso en el rubro de los alimentos, que por lógica tiene un impacto político y social de envergadura.

De acuerdo al monitoreo de “alta frecuencia”, septiembre finalizó con una suba de los precios de los alimentos por arriba del 8%. Un nivel récord para el año.

Una suba que no se vio ni a principios de año ni en julio, cuando la aceleración inflacionaria marcó los peores registros de este difícil 2022, que terminará al menos con un índice del 100%.

Según aquellos registros que imitan la canasta del INDEC, los alimentos se encarecieron entre 8,2% y 8,5% el mes pasado.

De confirmarse el dato por el INDEC el próximo viernes 14, cuando el Instituto divulgue la inflación del mes pasado, tendrá un impactante efecto político: resulta imposible que los salarios puedan siquiera igualar la evolución de los precios de los alimentos.

A la vez, dejará a las mediciones de la pobreza y de la indigencia del primer semestre totalmente relegados ante la nueva y complicada realidad económica y social.

Paritarias, también por encima del 100%

La promesa de Pablo Moyano sobre el pedido de aumento salarial para los camioneros va camino a convertirse en realidad. “El paro de los trabajadores del neumático va a ser un poroto con lo que va a hacer Camioneros”, advirtió el gremialista la semana pasada.

Ayer martes, el sindicato de Camioneros reclamó en el Ministerio de Trabajo un aumento salarial récord, del 131% para este año.

Ante la negativa de los empresarios, la negociación pasó a un cuarto intermedio hasta la próxima semana.

Gremios como Bancarios y Sanidad ya firmaron por subas cercanas al 100% con cláusulas de ajuste automático. Varios gremios ya lanzaron planes de lucha. La conflictividad va en aumento. A nadie le puede sorprender un escenario complicado cuando los precios se han disparado.

Tasas de interés y brecha

Hace un par de semanas, el Banco Central llevó la tasa efectiva pasiva, con la que remunera los plazos fijos, al 107% anual.

Seguramente, la autoridad monetaria volverá a elevar el costo del dinero no bien se conozca el dato de inflación de septiembre -el próximo viernes 14-, que va a oficializar la aceleración inflacionaria.

El Banco Central no quiere perder de vista esta dinámica que ensombrece la expectativa económica, pero además está obligado a mantener la pauta rubricada con el FMI.

La posibilidad de que el índice de septiembre rompa el récord del año es una posibilidad abierta, admiten en el propio gabinete económico. Lo más alto se había visto en julio último, cuando el IPC trepó al 7,4%. En ese momento se quebró el pronóstico de Martín Guzmán, quien había dicho que lo peor se había visto en marzo, con el 6,7%.

La diferencia, ahora, es que el rubro alimenticio lidera los aumentos. Aun cuando el precio de la carne -uno de los que más “pesa” en el índice- se mantiene estable desde hace varios meses.

La novedad en esta acelerada dinámica inflacionaria es que ahora están incluidos los productos esenciales. Esa canasta -que venía con aumentos moderados, muchos de ellos merced a acuerdos como el programa de “Precios Cuidados”- ahora muestra incrementos por encima del resto.

Pesce también niega la devaluación: ¿podrá evitarla?

La brecha cambiaria se mantiene por encima del 100%, y es otra de las variables clave que hacen inviable la actual dinámica económica.

En su paso, durante la mañana del martes, por la comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, desestimó una crisis cambiaria. “No esperamos un shock externo como sufrimos en el primer trimestre de 2021 y del 2022. No hay previstas modificaciones bruscas del tipo de cambio que es otro de los elementos que potencia la inflación”, pronosticó Pesce.

Los dichos del número uno del BCRA van en sintonía con los de Massa. El gabinete económico ganó en coordinación, tras la asunción del ministro de Tigre, pero eso no alcanza para mejorar las expectativas.

¿Alguien cree que la inflación podría desacelerar fuerte en los próximos meses? La respuesta es automática. Lo que queda por saber es si el Gobierno toma el toro por las astas, o se deja llevar por la correntada, que fluye cada vez más fuerte.

Fuente: infobae profesional