ECONOMÍA – Automotrices se quejan por las trabas para pagar importaciones y alertan que pueden frenar la producción

0
261

Enviaron una carta al Banco Central. Dicen que frena inversiones y radicación de piezas.

Las asociaciones que agrupan a las fábricas de autos y a los autopartistas enviaron una nota al Banco Central para que flexibilice la forma de pago de importaciones para bienes de capital, matricería y repuestos ya que las trabas existentes están poniendo en riesgo la producción automotriz y frenando el desarrollo y radicación de piezas nacionales.

Según el reclamo de ADEFA y AFAC, la imposibilidad de realizar pagos anticipados al exterior puede tener un impacto negativo en la producción, en el corto plazo, pero a su vez requerir de más importaciones en el futuro y en una baja de las exportaciones del sector.

Con la Resolución General 5271/2022 que estableció el SIRA (Sistema de Importaciones de la República Argentina), el año pasado, comenzaron a multiplicarse los problemas con los proveedores internacionales. Hasta ese momento, las empresas locales podían realizar pagos adelantados para la compra de maquinarias, repuestos o matrices. Sin embargo, esa norma cambió el régimen y, desde el exterior, empezaron a cortar los envíos o rechazar pedidos ante las nuevas reglas de juego. “En relación a ello, debemos expresar nuestra preocupación por el impacto negativo actual y futuro en lo que respecta al pago de bienes de capital y sus repuestos”, dice la nota.

En la nota de estas entidades se señala que “el 12 de octubre de 2022 la Administración Federal de Ingresos Públicos y la Secretaría de Comercio del Ministerio de Economía de la Nación emitieron una Resolución General Conjunta Nº 5271/2022 a través de la cual derogaron el Sistema Integrado de Monitoreo de Importaciones (SIMI) y lo reemplazaron por el nuevo Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA).”

“El Banco Central de la República Argentina por su parte, emitió las comunicaciones “A7622” y “A7629” por medio de las cuales modificó ciertas previsiones aplicables al acceso al mercado de cambios para el pago de importaciones de bienes. Este nuevo sistema de pago de importaciones de bienes afecta la operatoria de las empresas autopartistas limitando la posibilidad de acceder al mercado de cambios para pagar importaciones de bienes de operaciones asociadas a un SIRA. El nuevo sistema ya no contempla los pagos anticipados, lo cual genera dificultades serias a empresas de la cadena de valor automotriz; especialmente en lo que respecta al pago de importaciones de bienes de capital y sus repuestos”, agrega la comunicación enviada al presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce.

En el primer caso – destaca la nota – por imposibilitar los pagos de adelantos requeridos en cada etapa de la fabricación de los bienes de capital, lo cual es condición ineludible para avanzar con las etapas siguientes de inversión.

En el segundo caso – continúa – la situación es aún más crítica, ya que la mayoría de los proveedores del exterior solicita el pago anticipado del 100% del valor del repuesto lo cual se encuentra totalmente restringido, lo cual imposibilita los imprescindibles mantenimientos y reparaciones del equipamiento productivo, afectando su capacidad instalada e incrementando fuertemente el riesgo de paradas de producción y desabastecimiento.

Por este motivo, ADEFA y AFAC advierten que “resulta imprescindible la importación de moldes y matrices específicos, y otros bienes de capital genéricos, cuyo desarrollo puede requerir hasta dos años. Sin estos bienes de capital, no resulta posible llevar a cabo ningún proceso de localización de autopartes en esta industria.”

“Sin estas localizaciones hasta se podría poner en riesgo poder cumplimentar las reglas de origen que facilitan el acceso a mercados de exportación de vehículos sin aranceles. Las inversiones que se imposibiliten hacer hoy serán mayores flujos de importaciones en el futuro (y menores exportaciones)”, argumentan.

Ante este escenario, solicitaron “analizar especialmente que para estas situaciones se posibilite el pago de anticipos de bienes de capital y sus repuestos.”

La nota fue enviada el 5 de febrero y , hasta hoy, estas entidades no tuvieron respuesta.

Para sostener el pedido, en la carta se remarca que “el sector automotor es justamente una de las industrias que mayor necesidad enfrenta de atraer inversiones y generar toda la capacidad productiva viable en el menor tiempo posible a fin de incrementar los niveles productivos que nos lleven a facilitar una mayor integración local y un menor nivel de importaciones futuras. Al mismo tiempo estamos en un proceso de fuerte cambio tecnológico en los productos y procesos que tornan indispensable mantener las inversiones que sostengan a nuestro país como jugador global en esta industria. Durante el proceso de lanzamiento de un nuevo vehículo existe una planificación de etapas muy rigurosa, en donde el desarrollo de piezas es fundamental.”

Asimismo, alertan que, ante cualquier atraso en el desarrollo de los bienes de capital (principalmente moldes y matrices), “las terminales automotrices se ven obligadas a depender de mayores importaciones para mantener su flujo exportador por lo que el proceso queda trunco, con mayores necesidades de divisas durante toda la vida del vehículo del nuevo proyecto, y por ende menor generación de empleo y actividad productiva local.”

Fuente: ambito.com