ECONOMÍA – Por la falta de dólares para insumos, la actividad industrial comenzó el año con un retroceso

0
422

Según un informe oficial, la industria cayó en enero 1,3% respecto de diciembre, aunque creció 4,1% en 12 meses. Mediciones privadas también reflejaron una contracción de la actividad económica general

Mediciones oficiales y privadas muestran que la economía en el inicio de 2023 marcó una continuidad en la tendencia que había mostrado diciembre, con un retroceso en la comparación mensual. Un informe de la Secretaría de Industria señaló que la actividad fabril cayó 1,3 por ciento en enero respecto de diciembre, algo que ya venían registrando relevamientos del mercado.

De acuerdo a un reporte realizado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), que depende de la cartera industrial del Ministerio de Economía, una medición anticipada que realizan sus técnicos en base al consumo mayorista de energía que provee Cammesa, en el primer mes del año la actividad industrial retrocedió en comparación con diciembre más allá de que en términos interanuales hubo una mejora.

Sobre esta última métrica, el avance fue de 4,1% contra 2022 y de 7,3% en comparación con 2019, el año anterior a la pandemia. El Ministerio de Economía destacó que esa mejora de 4,1% “se trata del mejor comienzo de año para la industria desde el 2017“ y que “fue el segundo año de crecimiento luego de tres años previos de caídas en la actividad industrial. De los 16 sectores industriales, 14 crecieron respecto a 2019 y todos lo hicieron frente a 2021″, apuntaron desde el Palacio de Hacienda.

Al analizar la medición mensual, el informe oficial aseguró que “puede deberse a la sequía que afectó a la molienda de oleaginosas -en enero las cantidades de la molienda cayeron un 22% interanual y un 15,8% intermensual- y a la producción de biodiesel que impactó en la industria química -ésta última registró una caída mensual del consumo eléctrico del 1,4% interanual-”, mencionó el informe.

Analizado por sectores, el CEP XXI midió que un sector como maquinarias y equipos tuvo en enero una contracción del 0,4% con respecto al año pasado, aunque creció 2,7% en relación a diciembre. Entre los alimentos, los datos anticipados hicieron concluir a ese organismo oficial que el rubro cayó 2% en relación a diciembre pero mejoró 1,5% en términos interanuales. Esa caída mensual la atribuyó a ”la fuerte contracción que se registró en la molienda a partir del impacto de la sequía”.

Actividad industrial en enero, según la consultora Orlando J. FerreresActividad industrial en enero, según la consultora Orlando J. Ferreres

Para los químicos, en tanto, la información que surge del uso de energía eléctrica da cuenta de que cayó en ambas mediciones: interanual (-5,6%) e intermensual (-1,4%, lo que implicaría además la séptima caída consecutiva medida de esta forma. Por último, respecto a aluminio y fundición de metales hubo una fuerte expansión interanual de 24,3% y de 9,5% contra diciembre.

Alertas privadas

Una medición privada ya alertaba sobre un inicio lento para la industria en 2023. Un informe de la consultora Orlando J. Ferreres “durante el primer mes del año la industria logró anotar un avance de 2,9% en la medición interanual, aunque el avance se relaciona más con el flojo comienzo que observamos durante enero del año pasado que con una mejora real”, mencionaron.

“De hecho, la medición sin estacionalidad registró una caída de la industria de 1,5% respecto de diciembre. De todas maneras, la evolución durante los dos primeros meses del año está sujeta a una volatilidad alta debido a las paradas de planta que se alternan en los distintos sectores manufactureros durante este período”, estimó el reporte.

“Por ejemplo, en la industria automotriz se adelantaron durante diciembre algunas paradas por vacaciones y cambios en las líneas, por lo que el nivel de producción de enero del corriente superó en 46% al mismo mes del año pasado. Para los próximos meses nuestro escenario base anticipa un sendero descendente para la marcha de la actividad industrial, afectada por una menor demanda interna, falta de divisas, y un contexto macroeconómicamente muy frágil y políticamente incierto”, consideró OJF.

Otros informes relativizaron el arranque negativo de la industria y hasta alguno apuntó una suba en relación a diciembre. La Unión Industrial Argentina (UIA), por ejemplo, aseguró que “el año comenzó con un buen nivel de actividad del año anterior pero con un bajo arrastre estadístico y una visible desaceleración de la producción”.

“Dado el año electoral y los desafíos macroeconómicos por delante, el foco de la coyuntura seguirá puesto en la brecha cambiaria, las reservas internacionales y los controles a las importaciones, que condicionarán la dinámica de la actividad. Existe una preocupación por las restricciones para el acceso a las divisas a lo largo del 2023, sumado a la menor liquidación de divisas que se espera para el corriente año producto del impacto de la sequía” y el dólar soja, señalaron.

Por su lado, la Fundación FIEL directamente mostró una mejora de 2,2% en enero versus diciembre, alternando el signo en los últimos tres meses, colocando a la producción industrial un 5,6% por debajo del nivel alcanzado en abril pasado”, mencionó en un informe reciente.

“Los indicadores que permiten anticipar la reversión de la fase de contracción no brindan señales concluyentes, al tiempo que la difusión de los sectores que muestran crecimiento en el último trimestre resulta la más baja desde mayo pasado”, continuó FIEL.

“Las perspectivas de corto plazo continúan mostrando a la escasez de divisas como el principal obstáculo para el desarrollo de la actividad industrial. Al mismo tiempo, el endeudamiento de las firmas con sus proveedores del exterior y sus casas matrices para sostener la importación de insumos, partes y piezas, ha alcanzado un nivel que luce poco probable de ser ampliado”, mencionó ese centro de estudios.

Además del panorama industrial, algunas consultoras empezaron a medir cuál fue el inicio en términos generales para la actividad económica. Para Ferreres, “durante el primer mes del año la actividad económica registró un crecimiento de 1,8% anual, mientras que la medición desestacionalizada estimó una contracción de 1,2% en relación a diciembre”.

En ese sentido, “entre los sectores se destaca nuevamente el sector de minas y canteras, empujada principalmente por la producción en la cuenca neuquina de Vaca Muerta que sigue rompiendo récords de producción de petróleo y gas”. En contraste, muy golpeado por la sequía, el sector agrícola suma un nuevo mes con registros anuales negativos de dos dígitos”, continuó.

Fuente: infobae economico