ECONOMÍA – Advierten que los efectos de la sequía podrían sentirse en más ramas de la actividad

0
242

Destacan que el impacto de la sequía podría comenzar a percibirse en la industria, la construcción y el comercio, a diferencia de lo que se vio en el dato del EMAE de abril.

Después de un primer trimestre con crecimiento, la economía se contrajo en abril, tal como quedó reflejado en el EMAE que el INDEC difundió la semana pasada. En el cuarto mes del año se sintió fuerte el impacto de la sequía, que arrastró los niveles de actividad en el sector agropecuario.

De todas formas, otras ramas exhibieron crecimientos en abril, como la minería y los hidrocarburos, la industria, la construcción y el comercio. Sin embargo, muchas de estas actividades podrían comenzar a exhibir -también- los efectos de la sequía.

Así lo describió un trabajo de la consultora Ecolatina, en el que adelantó que en los próximos informes que miden los niveles de actividad podría comenzar a evidenciarse cierto estancamiento en los sectores de la industria y la construcción, como así también un menor dinamismo en el consumo.

“Abril fue el primer mes en el cual la economía comenzó a sentir con mayor rigor el impacto directo de la sequía sobre la cosecha gruesa (soja, maíz). Estimamos que en lo que resta del segundo trimestre estos efectos se irán trasladando al resto de la economía, cobrando mayor fuerza los impactos negativos indirectos, lo cual llevará a que una mayor proporción de sectores posiblemente exhiban caídas en este periodo”, destacaron desde la firma.

Y detallaron: “La Industria, la Construcción y el Comercio, que se mantuvieron en terreno positivo en abril, posiblemente se vean mayormente debilitados a partir de mayo. En este sentido, los efectos ‘de segunda ronda’ de la sequía seguirán incidiendo con mayor fuerza sobre algunas ramas industriales (como alimentos y bebidas o maquinaria agrícola), mientras que el debilitamiento de la demanda interna producto de la aceleración de la inflación y el deterioro de los ingresos reales impactará sobre el comercio minorista”.

En cuanto a la construcción, desde Ecolatina señalaron que, en un contexto de “perspectivas acotadas para la obra pública en el marco de un ajuste real del gasto, una economía con fuerte incertidumbre producto de la sequía y el año electoral (efecto wait & see) y una caída en la importación de maquinaria producto de las restricciones, harán que la inversión productiva mantenga un desempeño negativo en lo que queda del año”.

Por el contrario, otros sectores mostrarían una mejor performance, como “Minas y canteras y algunas ramas industriales (automotriz, cemento, farmacéuticas, refinación de petróleo)”, que evitarán “que la caída de la economía sea mayor”.

Indicadores

En ese contexto, este jueves el INDEC dará a conocer los datos de actividad de la industria y la construcción de mayo. Y, de acuerdo a estimaciones privadas, podría verse en estas ramas signos de enfriamiento en la actividad.

“Luego del crecimiento observado en abril (+1,2% s.e.), estimamos que la industria exhibirá una caída moderada, afectada por las restricciones a las importaciones que operan dada la escasez de divisas. Los Indicadores líderes de la Industria Automotriz y de la Refinación de Petróleo reflejaron una caída de 6% y 2% mensual, respectivamente”, analizaron desde LCG.

Por su parte, el indicador de producción industrial que elabora la consultora Orlando Ferreres mostró contracciones tanto al comparar con mayo del año pasado (-1,9%) como con el mes pasado en la medición sin estacionalidad (-0,9%). “En detalle, los distintos sectores de la industria muestran un comportamiento heterogéneo, con rubros como el automotriz anotando expansiones de dos cifras en un extremo (aunque mostrando una desaceleración respecto a los meses previos), y la industria aceitera produciendo un 20% menos que el año pasado en el otro”, detallaron.

“En el medio, los rubros ligados a la construcción parecen mostrar un estancamiento, con niveles de producción similares a los del año pasado. En el índice agregado, la tendencia comienza a ser negativa. Hacia adelante no vemos señales que permitan pronosticar un cambio de esta tendencia, en un contexto económico cada vez más desafiante e inestable”, explicaron desde Ferreres.

En tanto, al analizar la evolución de la actividad de la construcción, desde LCG señalaron: “El índice Construya marcó un crecimiento de 1% mensual. Por su parte, los despachos de cemento reflejaron una suba de 4% en mayo. Con esto como base esperamos que la actividad mantenga el sendero de crecimiento visto en abril, reflejando una suba cercana al 1% mensual en mayo (- 1% anual)”.

Fuente: ambito