FINANZAS – ¿El Banco Central volverá a bajar la tasa de interés en junio?

0
99
Desde la City, analizan otro eventual cambio en la política monetaria, los factores que el BCRA tendrá en cuenta y hasta qué nivel puede recortarla

Y es que los dólares paralelos evidenciaron recientemente una escalada que llevó al blue a tocar un pico de $1.300 y el CCL amagó con coquetear ese valor. Y los analistas consideraron que una de las principales causas de esa disparada fue la última baja de tasas.

La entidad monetaria bajó la tasa el 14 de mayo cuando la recortó 10 puntos porcentuales y la ubicó en el 40% nominal anual (TNA) que equivale a 3,3% de Tasa Efectiva Mensual (TEM). Fue la sexta baja desde la asunción de Milei.  Y tras esa medida, los bancos redujeron la rentabilidad de los plazos fijos tradicionales, que se mantienen actualmente en un rango de entre 28% y 34% de TNA, según la entidad, es decir, un rendimiento de entre 2,3% y 2,6 % mensual.

Tasa de interés e inflación: la estrategia del Gobierno

El BCRA avanzó rápidamente con la política de recorte de la tasa monetaria, que es la que rige para los pases de los bancos porque busca licuar su stock de pasivos remunerados, y a sanear así balance, que es uno de los cuatro requisitos que el ministro de Economía Luis Caputo mencionó para poder abrir el cepo. A la vez, esa baja de tasas, junto a otras medidas adoptadas por el Banco Central, busca fomentar la participación en las licitaciones de deuda del Tesoro. Con ese fin, también el Tesoro en las dos últimas subastas ofreció LECAPs de corto plazo con una tasa mínima mensual de 4,2%, superior al rendimiento de 3,3% mensual que obtienen los bancos por los pases.

“La baja acelerada en las tasas de interés fue el principal factor de la suba de los dólares financieros, seguido a la incertidumbre política generada en los obstáculos para la aprobación de leyes promovidas por el ejecutivo”, aseguró el economista Joaquín Marque, director de UG Valores.

Y sostiene que los anclas del modelo económico, siguen siendo el superávit fiscal, acumulación de reservas y una continua baja de la inflación. Todo retroceso en las mismas, tendrá un efecto político inmediato y la sociedad y los agentes económicos empezaran a dudar de la viabilidad del rumbo elegido”.

El economista Gabriel Caamaño explicó que “el objetivo es que la liquidez fluya del BCRA al Tesoro y eso genere que baje el stock de pases, y que la tasa la empiece a fijar el Tesoro y no el BCRA”.

Prevén que el BCRA podría bajar la tasa a mediados de junio para seguir licuando sus pasivos remunerados

“La idea es que sea el Tesoro el que empiece a manejar la tasa con licitaciones de LECAPs. Y el objetivo lo está logrando”, destacó el economista. Y es que en la última licitación de deuda del Tesoro de mayo colocó $3,52 billones en LECAPs, que era el monto que había estipulado, aunque recibió ofertas por $16,7 billones.

En sintonía, el economista Maximiliano Ramirez, de la consultora Suramericana Visión, aludió al cronograma de licitaciones quincenales de LECAPs y aseveró que “la implementación de este esquema no solo busca acelerar el reemplazo de la deuda del BCRA por deuda del Tesoro, sino también que busca que los bancos definan la tasa del plazo fijo y de las cuentas remuneradas tomando como referencia la tasa de LECAPs y dejando de lado la tasa de política monetaria que es la de pases pasivos”.Y subrayó que ese fue el mensaje que transmitió recientemente Caputo en un encuentro organizado por el IAEF.

En ese marco, un informe de la consultora Equilibra indicó que “el stock de pasivos remunerados pasó de representar el 5,7% del PBI a fines de abril a 3,5% en mayo”. Y el BCRA “redujo con fuerza la emisión endógena por pago de intereses de sus pasivos remunerados, desde 8% de la base monetaria ampliada en noviembre de 2023 a 1,9% en mayo”.

Tasa de interés: ¿el Banco Central volverá a bajarla si cae la inflación?

Los analistas señalan que el ritmo de recorte de la tasa lo vino imponiendo la baja de la inflación. Pero ahora creen que también hay que evitar riesgos de tensión con los dólares alternativos.

En ese sentido, Nery Persichini, estratega jefe de GMA Capital prevé que “podríamos ver un respiro en el sendero de bajas de tasas de política monetaria, especialmente después de la reacción que observamos del tipo de cambio financiero”.Y consideró que “el mercado parecería haberle puesto un límite al exitoso experimento de prueba y error que implicó podar la tasas desde 133% a 40% en 6 meses sin tensiones cambiarias”.

Además, el experto sostuvo que “el dato de inflación de mayo, que podría estar en torno a 5% mensual por la suspensión de corrección de tarifas y el retroceso en prepagas, sería una ‘gaviota que no haría verano'”, pero afirmó que “la reacción más importante, al alza o a la baja, para reflejar los cambios de las expectativas y los flujo deberíamos encontrarlos en las tasas cortas de Lecap”.

Analistas creen que si la inflación de mayo da cerca de 5% es probable una nueva baja de tasas

En sintonía, Juan Truffa, director de Outlier, cree que el BCRA va a dejar la tasa “quieta por el momento”. Y opinó: “Todavía no hay espacio como para seguir bajando la tasa. Quizás puede llegar a esperar una licitación más del calendario que impuso cada 15 días -la próxima es el 12 de junio- de manera de poder estar tranquilos con que no haya nuevamente movimientos en los dólares financieros como pasó en la otra licitación en donde a partir de una baja de tasas y mucho movimiento a partir de liquidez bancaria terminó generando una suba en los dólares”

Según su visión, “pasada esa segunda licitación, ya vamos a estar más encima del dato de inflación de mayo -el INDEC lo difundirá el 13 de junio- con lo cual en función de cómo venga el número quizás ahí recién vean de bajar la tasa”. Y acotó que “si da debajo de 5% no veo razones por las cuales no quieran avanzar en una reducción (de la tasa) sobre todo porque el levantamiento del cepo parecería estar un poco lejano todavía”.

El economista Federico Glustein concordó que “para mediado de junio, cuando venzan las LECAPs (cortas que se colocaron en la última licitación de deuda del Tesoro) y se haya anunciado la inflación de mayo, es probable que pueda haber algún cambio con la tasa”, aunque él cree que “no sería conveniente para evitar recalentar el escenario cambiario”.

Para Pablo Repetto, jefe de Research de Aurum Valores, el Banco Central “no debería bajar la tasa porque todavía falta para que la inflación esté en niveles lógicos”. Además, previno que si hay otra reducción también “la tasa del plazo fijo va a bajar y corren el riesgo de más suba de dólares”. Sin embargo, el economista estimó que “en algún momento de junio la van a bajar si les da bien la inflación”, y enfatizó: “esperaría que no se vayan de mambo y que no la bajen más de 5 puntos”.

A su vez, Ramirez especuló dado que hay “una tasa de pases que está en 3,3% y una inflación a la baja, tenemos una proyección para mayo que se encuentra en torno al 5,2%, eso va a llevar a que seguramente el BCRA vuelva a tocar la tasa.

“Después de unos días de suba, los dólares alternativos se volvieron a estabilizar. Con un posible buen dato de inflación esa posibilidad de baja de tasa tiene altas chances en las próximas semanas. Lo que veo es una baja en torno a 10 puntos, que la ubicaría en 30%, lo que implicaría que la tasa fija mensual se ubique en 2,5%. Estaría apenas por encima del Crawling que el Gobierno estableció en 2%. Y ahí ya no debería tener más margen para seguir bajando”, opinó.

Analistas advierten que una nueva baja de tasa sería riesgoso y podría recalentar a los dólares libres

Tasa: con la mira en los dólares

Ramiro Tosi, ex subsecretario de Financiamiento en la gestión de Martín Guzmán en Economía, advirtió que “volver a bajar la tasa de política ya es más riesgoso y puede darle mucha inestabilidad a la brecha” cambiaria. Y evaluó: “Hoy la tasa está en 3,2% con una inflación que estaría cerca del 5% en mayo, por lo cual me parece que en el margen pueden bajar pero mucho menos que antes. Quizás del 40% al 35%, lo que dejaría una tasa mensual del 2,9%. Y nuevamente el Tesoro tendría que pagar una mayor tasa para seguir con la migración”.

En ese marco, el ex funcionario sostuvo que “el problema luego es que el spread los bancos trasladan al plazo fijo, y si bajan ellos la tasa por debajo del 30% puede que varios prefieran dolarizar y no quedarse en pesos”. Así, juzgó que “la tasa ya bajó bastante y en tanto no se estabilice la inflación debajo del 3,5/4% sería prudente en eso. Sobre todo porque quedan ajustes pendientes de tarifas, combustible, etc que va a hacer difícil bajarla aún más y converger a un 2/3% por mes”, esgrimió.

A su vez, Juan Manuel Franco, economista jefe del grupo SBS, juzgó que “el BCRA seguirá bajando tasas aunque tal vez la próxima baja la haga mirando de cerca la dinámica cambiaria en un contexto en que las liquidaciones de exportaciones totales caen, incluso con la mejora estacional que se ve para liquidaciones del agro”. Y es que una caída en el flujo de liquidación puede presionar al alza el valor del CCL por una menor oferta de divisas en ese segmento a través del dólar blend.

De igual mirada, el analista financiero Gustavo Ber afirmó que “a partir del éxito con que ya se está logrando el objetivo de acelerada migración de pases al Tesoro, para evitar riesgos podría inclinarse por ahora por esperar señales de una mayor desaceleración de la inflación”. Y auguró que “el principal riesgo de una baja de tasas que incomode a los agentes económicos podría ser otro reacomodamiento de los dólares financieros y libre que pudiera ampliar rápidamente la brecha, y ello al final llegar a tener efecto negativo en los precios”.

Para Ber, en caso de validarse próximamente una dinámica de mayor desinflación, más adelante podría volver a reducir la tasa de política monetaria, pero no más allá del orden 2,5% mensual, ya que debe existir un premio para las colocaciones en pesos.

Asimismo, Andrés Reschini, analista de F2 Soluciones Financieras señaló que “si la inflación baja al 5% la tasa tendría que volver a bajar para que la licuadora no pierda eficiencia” pero previno que “el tema es el riesgo que se corre ante una eventual subida de los dólares financieros si la inflación esperada no baja en proporción”.

Fuente: iprofesional