ECONOMÍA – Para los empresarios, el cepo no alcanza para atravesar la transición sin sobresalto

0
872
Los empresarios piden señales sobre un menor gasto público, reformar la política impositiva y el uso de las reservas, entre otras medidas.

Con el resultado de las elecciones nacionales definido y consagrando a Alberto Fernández como nuevo presidente de la Argentina, los empresarios salieron a reclamar más medidas para atravesar la transición política sin grandes sobresaltos.

Saben que el traspaso de poder en este contexto de profunda crisis económica y social es muy sensible para el futuro del país post 10 de diciembre y de cara a los cuatro años en los cuales Alberto Fernández tendrá la responsabilidad de gobernar.

Los hombres de  negocios especulan con la posibilidad de que el gobierno electo adopte medidas orientadas a que el peso de la crisis recaiga fuerte sobre el establishment y por eso, en algunos casos, reclaman que después del 10 de diciembre no se agudice la situación de inestabilidad que sufre la economía.

Saben que los tiempos que vienen serán complejos pero que debe ser Mauricio Macri quien, en forma consensuada con su sucesor, amplíe las medidas de la transición más allá de la restricción al cepo.

En esa línea, la mayoría de los hombres de negocios consideran insuficiente la profundización de este instrumento que permite comprar sólo u$s200 por mes y no u$s10.000 como hasta el viernes pasado.

De hecho, estiman que la restricción es negativa y no alcanza si no se la acompaña con un plan económico general, aunque saben que esa tarea le corresponde al Frente de Todos y no a Cambiemos que debe dejar el poder.

En este sentido, los empresarios piden que en estos 44 días que quedan hasta el 10 de diciembre, cuando se llevará a cabo el cambio de mando presidencial, se negocien también medidas para reducir el peso del Estado, reformar la política impositiva y el uso de las reservas, entre otras.

Le piden al gobierno actual de Mauricio Macri y al entrante encarado por Alberto Fernández que terminen con las peleas y las rivalidades a partir del desayuno que esta jornada ambos compartieron en la Casa de Gobierno.

El mensaje del mundo corporativo a la política es claro: cuidar las principales variables económicas  para que la transición sea ordenada y con señales de racionalidad.

En ese marco, piden no esperar para discutir lo que debe suceder con el dólar, las tasas de interés, la inflación, las reservas y el riesgo país, todas variables que consideran fundamentales para evitar que la crisis se profundice.

“Es importante que se tomen medidas para bajar el gasto público y que se pueda consensuar una política tributaria que sirva para crecer”, aporta Adelmo Gabbi, presidente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Por su parte,  Javier Madanes, dueño del grupo Aluar,  advierte que los problemas generados por la inflación y la recesión “no son encarables sin un programa económico integral”.

Por esto considera que, aunque parezca extremo, durante la transición se debería operar en una economía “estrictamente registral, con un elevado costo político pero que te permita cortar el sangrado hasta la nueva gestión”.

El empresario viene mostrándose preocupado por lo que podría ocurrir con el tipo de cambio, el stock de lelics y con las decisiones que tomarán las empresas en cuanto a la compra y venta de dólares y al futuro de las inversiones.

Ya desde agosto pasado viene anticipando “días difíciles y de definiciones complicadas” y  pidiendo que sea el gobierno de Macri el que adopte medidas para encarar el próximo mes y medio en mejores condiciones.

Su colega, Ignacio Noel es más abarcativo y considera que se debe coordinar la transición en todas las áreas y terminar con los discursos “de campaña”, mientras que Fabián López le suma la necesidad de incrementar las retenciones al campo.

En tanto para el analista económico Damián Di Pacce, las medidas de transición implican decisiones que involucran temas como la deuda, uso de reservas, precios regulados y acuerdos con sectores privados que se termina como naftas, entre otros.

“Alberto Fernández no puede adelantar medidas y Mauricio Macri no debería tomar decisiones que afecten al post 10 de diciembre. Eso implica la transición pero en el medio hay que tomar decisiones día a día y cooperar entre las partes”, agrega el consultor.

Entre los economistas las sensaciones sobre el futuro se reflejan en la opinión de Juan Luis Bour para quien es mejor “el doble mercado porque le pone precio formal (legal) a todo como el blue sería muy próximo del financiero”

Pero también se muestra escéptico con la posibilidad de sumar más medidas. “No veo mucho espacio, a menos que sean parte del acuerdo de transición”, dijo.

Fuente: iprofesional.com