FINANZAS – En once meses del año, el déficit financiero se ubicó en el 2,7 por ciento del PBI

0
1240

El Estado nacional al cerró sus cuentas de noviembre con un déficit fiscal primario de $ 6.397 millones, aunque mantuvo un superávit antes de intereses de $ 25 mil millones en once meses del año. Cundo se computa el pago de deuda, el agujero salta a $ 73.666 millones en el mes pasado y a $ 594 mil millones entre enero y noviembre. Es decir, 2,7 por ciento del PBI.

El Estado nacional al cerró sus cuentas de noviembre con un déficit fiscal primario de $ 6.397 millones, aunque mantuvo un superávit antes de intereses de $ 25 mil millones en once meses del año. Cundo se computa el pago de deuda, el agujero salta a $ 73.666 millones en el mes pasado y a $ 594 mil millones entre enero y noviembre. Es decir, 2,7 por ciento del PBI.
En noviembre los recursos no tributarios (transferencias del FGS y del Banco Central entre otros, crecieron 58 por ciento interanual, en línea con los tributarios. La partiticipación de los recursos no tributarios fue clave para que el gobierno maquillara las cuentas fiscales del sector primario. De hecho, vendió dos centrales térmicas construídas durante el kirchnerismo ($ 40 mil millones), liquidó el Fondo Argentino de Hidrocarburos ($ 8.524 millones) y transfirió de activos del FGS Ansés ($ 41 mil millones).

Por el lado de las erogaciones, aniquiló los gastos de capital, que alcanzaron $ 19.000 millones en noviembre. Un crecimiento de 4 por ciento nominal, contra una inflación superior al 50 por ciento.

El déficit financiero alcanzó en los primeros once meses del año, el déficit financiero alcanzó 2,7 por ciento del PBI.

Hacienda estimó que en 2019 el sector público no financiero tendrá un déficit primario de en torno de $ 93.000 millones (0,4 por ciento PBI).

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), las cuentas fiscales del sector público nacional cerrarían con un déficit primario de 0,93 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI). Es que en diciembre se deben enfrentar una serie de gastos superiores a los mensuales habituales. Un escenario “plausible” en este contexto, es que el gobierno “adelante” a noviembre ingresos no tributarios o de capital (FGS, Ansés, Banco Central) que en otras circunstancias se hubieran registrado en diciembre.

Fuente: ambito.com