ECONOMÍA – Las razones por las que el superávit comercial de noviembre fue el más alto en 10 años

0
574
El saldo de la balanza comercial se acercó a los u$s2.450 millones en noviembre, la mayor marca del año. Las exportaciones crecieron por el campo

El comercio exterior registró en noviembre  el superávit más alto del año, con u$s2.445 millones. Así, la balanza comercial cumplió quince meses de saldos positivos, acumulando una cifra superior a los u$s13.700 millones, el mayor monto desde el año 2009.

Al analizar la performance de noviembre se observa que las exportaciones sumaron u$s5.854 millones y tuvieron un crecimiento del 9,4%. El sector más dinámico fue el primario, explicado por el campo, con un salto del 46% interanual en términos de volúmenes y del 36% en valor. La diferencia está explicada por los menores precios internacionales.

Según el INDEC, las exportaciones se incrementaron principalmente por las mayores ventas al exterior de maíz en grano (que sumaron u$s237 millones respecto de noviembre del año pasado), porotos de soja (+u$s144 millones); carne bovina (+u$s124 millones) y aceite de soja (+u$s78 millones).

El valor del dólar y la crisis económica, que se siente en un menor consumo y en un freno a las inversiones, así como el menor dinamismo de la obra pública, son los principales factores que explican esta fuerte caída de las compras al exterior. Las importaciones, en tanto, llegaron a u$s3.409 millones, con una caída del 22% en la comparación interanual.

Pero también influyen las dificultades que están teniendo muchas empresas importadoras para girar divisas al exterior, lo que estaría demorando pagos a proveedores por más de u$s500 millones.

De hecho, desde la Cámara de Importadores (CIRA) piden a las autoridades del Banco Central revisar los requerimientos de plazos, dado que la entidad exige unos 90 días para demostrar el registro de ingreso aduanero desde la fecha de acceso al mercado de cambios.La normativa que viene despertando quejas es la comunicación 6818, que fue publicada por la entidad cuando era presidida por Guido Sandleris y que reglamentó el acceso al mercado de cambios para los pagos de importaciones

“Este plazo es insuficiente, sobre todo si la importación proviene de algún mercado asiático. Desde que se hace el pedido y se giran los dólares, hasta que se prepara el producto, se despacha y llega a la Argentina, ese plazo se sobrepasa fácilmente”, aseguró Rubén García a iProfesional.

“Únicamente en concepto de flete marítimo puede haber entre 45 y 60 días. A eso hay que sumar otros pasos, como el proceso de producción o el tiempo que demora hacer el proceso de ‘desaduanamiento’ en la Argentina”, agregó.

El planteo que hacen desde la Cámara es elevar el tope desde los 90 días actuales hasta los 365, “a fin de minimizar los costos, los cuales al final de la cadena terminan pagando todos los consumidores”.

Desde la entidad también señalaron que hay problemas con otro aspecto clave: a quién se le debe enviar la factura. Sucede que, de acuerdo con la comunicación que se emitió en tiempos de Sandleris, hoy se exige que el beneficiario del pago al exterior -es decir, quien recibe los dólares girados desde la Argentina- sea el proveedor que envió la mercadería.

“Se olvidaron que en el comercio exterior hay muchas otras figuras que operan a lo largo de la cadena, como pueden ser los traders. Así que no siempre es el proveedor el que recibe el pago y esto también es un gran problema para las empresas importadoras”, advirtió el presidente de la CIRA.

Ante esta problemática, desde la Cámara están pidiendo que se pueda incluir en la factura una “instrucción de pago” con los datos del beneficiario final de esos dólares.

Fuente: iprofesional.com