ECONOMÍA – Previo al Covid-19, la morosidad de las empresas alcanzó el 8,1%

0
1114

Según el informe sobre bancos de febrero publicado por el Banco Central (BCRA), la morosidad de las empresas aumentó 4,6 puntos de manera interanual. En el caso de las familias bajó 0,2 puntos al 4,3%.

Previo a la ruptura en la cadena de pagos provocada por la llegada del Covid-19 y el decreto de aislamiento obligatorio, el informe sobre bancos de febrero, publicado por el Banco Central (BCRA), destacó que el ratio de irregularidad en el financiamiento a empresas privadas aumentó 4,6 puntos porcentuales (p.p) de manera interanual para alcanzar el 8,1%. Respecto a enero, el indicador subió 0,3 puntos.

La cifra superó el 7,8% registrado el mes anterior y significó un nuevo récord desde que se mide el ratio, a pesar de que el BCRA bajó la tasa de interés de referencia al 40% durante este período.

La morosidad fue menor en el caso de las familias, donde el indicador bajó 0,2 p.p de manera interanual y creció 0,1 p.p en términos mensuales para situarse en el 4,6%. Tampoco hubo variaciones significativas en la irregularidad de los créditos hipotecarios.

De esta manera, en el agregado la morosidad de febrero fue del 6,1%, 2,3 puntos porcentuales por encima respecto al mismo mes de 2019.

Por otra parte, antes de la ola de préstamos a pymes y hogares por la crisis del coronavirus, el BCRA mostró que los créditos en pesos al sector privado cayeron un 14,2% real en comparación con febrero del año pasado.

Según el relevamiento de la autoridad monetaria, la baja sucedió producto de una merma en las líneas de crédito prendarias y personales.

Paralelamente, los préstamos en dólares se redujeron en un 38,7% en medio de las restricciones sobre el mercado cambiario.

Los créditos a empresas, tanto en moneda local como extranjera, se derrumbaron en un 23,7% mientras que los destinados a los hogares se contrajeron un 15,4%.

En la comparación mensual, el financiamiento en pesos disminuyó un 0,7% respecto a enero mientras el efectuado en dólares bajó un 3,6%.

Con las dificultades que trajo la pandemia para sostener los ingresos corrientes, y a partir de la liberación de encajes y tenencia de Leliqs que ordenó el BCRA, es de esperar que en los próximos informes se dispare la cantidad de créditos otorgados por las entidades bancarias.

Sin embargo, el nivel de irregularidades genera reticencia en los bancos privados por lo cual será necesario un mayor seguimiento y una mejor coordinación por parte de la autoridad monetaria para lograr que ese dinero llegue a empresas y familias.

Fuente: ambito.com