ECONOMÍA – El déficit fiscal trepó por los planes para enfrentar la pandemia

0
751
Las cuentas nacionales cerraron con un rojo de $ 251.287 millones, antes de intereses. Se duplicó el gasto por los planes para asistir a la población.

Las cuentas públicas nacionales cerraron con un déficit primario de $ 251.287 millones, producto de una fuerte caída de los ingresos en términos reales y del crecimiento del gasto para sostener a la economía durante la pandemia. Las erogaciones casi se duplicaron respecto del mismo mes del año pasado, como resultado del pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), los refuerzos al sistema de seguridd social y las transferencias a las provincias, entre otros ítem.

Al sumar a ese monto el pago de intereses de la deuda pública por $ 56.932 millones, el resultado financiero del Sector Público Nacional (SPN) cerró el mes con un déficit de $ 308.219 millones.

El informe oficial precisó que en el período bajo análisis, los ingresos totales del SPN sumaron $ 328.120 millones, apenas un 2,4 por ciento interanual más. Este comportamiento de los recursos se debió a “los efectos contractivos del aislamiento social preventivo y obligatorio (Aspo) sobre los volúmenes de producción, consumo, inversión y comercio exterior”.

En mayo, los ingresos tributarios retrocedieron 3,3 por ciento respecto a igual mes de 2019. Los recursos de capital saltaron $ 8.263 millones, respecto de mayo de 2019. Esto corresponde mayormente a transferencias con destino a Ansés para el financiamiento del programa de reparación histórica.

El gasto primario, en cambio, ascendió a $ 579.507 millones (96,8 por ciento interanual), debido esencialmente a las medidas implementadas por el gobierno para sostener “los ingresos de las familias, el empleo y la producción y compensar la caída de recaudación de las administraciones provinciales”, sostuvo el Ministerio de Economía.

“Consecuentemente, el impulso del gasto primario está explicado casi en su totalidad por las transferencias corrientes, las prestaciones a la seguridad social y la inversión pública de capital”, recalcó el informe oficial.

Respecto de las transferencias corrientes, el 75 por ciento correspondió al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y al programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que en total sumaron casi $ 80.000 millones.

En la misma línea, el programa Alimentar registró un incremento interanual de $ 8.545,6 millones y las asignaciones en materia de apoyo al empleo aumentaron aproximadamente $ 2.000 millones.

En el marco de la emergencia sanitaria, en mayo también se financiaron erogaciones de la Superintendencia de Salud y del Pami por casi $ 12.000 millones. Por su parte, las transferencias a provincias alcanzaron los $ 53.327 millones, explicados por Aportes del Tesoro Nacional (ATN) por casi $11.000 millones, refuerzos alimentarios a comedores y sanitarios a hospitales provinciales por casi $4.500 millones y erogaciones por $3.800 millones destinadas a reforzar las cajas previsionales provinciales no transferidas al Sipa, entre otros conceptos.

Las prestaciones a la seguridad social totalizaron $ 193.767 millones, marcando así un crecimiento interanual de 43,4 por ciento. Por último, el gasto de capital registró un incremento cercano al 30 por ciento interanual.

Fuente: lacapital.com