NACIONALES – Tras 15 años, el Indec arranca este lunes un censo a firmas, autónomos y monotributistas

0
924

Será obligatorio y las firmas deberán ir a la página web del instituto. Será por etapas y hasta junio.

Este lunes el Indec arranca un censo económico. Será el primero en 15 años. Todo censo en la Argentina es obligatorio por lo tanto las empresas tendrán que ir a la página web del organismo e inscribirse allí para hacer el procedimiento. Será para las personas jurídicas pero también aquellos que trabajen en forma autónoma o monotributista. De ese modo el organismo busca relevar todas las unidades empresarias de la economía sean personas físicas o jurídicas (grandes empresas, fundaciones u ONG).

El censo será por etapas. La primera hasta marzo será para personas jurídicas. Después vendrán los autónomos y finalmente los monotributistas. Estos finalizarán en junio. Será corto con una lista de entre 14 y 17 preguntas a responder.

“Un censo económico no sólo es de utilidad para el sector público sino también es clave para el sector privado porque permite saber cuáles son los sectores más dinámicos y las regiones donde tal vez estén sus proveedores para hacer inversiones”, explica Marco Lavagna, jefe del Indec. “Permite además planificar cuáles son los sectores que más crecen, los que menos, quienes demandan más empleo y qué tipo de empleo. Es información estratégica que una empresa puede aprovecharla bien”.

La última vez que en Argentina se hizo un censo económico fue en 2004. “Demoró cinco años en procesarse y se necesitaron 15.000 personas en la calle”, recordó Lavagna.

El censo actual será digital en dos etapas. Una será la de empadronamiento donde una persona que desarrolla una actividad se anotará y deberá contestar entre 14 y 17 preguntas básicas donde el objetivo es caracterizar la unidad económica en la que se desempeña. Todo será digital y es la primera gran diferencia respecto de 2005.

La segunda diferencia con el ejercicio de 2005 es que en este caso el Indec no relevará sólo negocios o empresas en particular. “Acá estamos yendo también a autónomos o monotributistas con lo cual el universo es más grande”. Se calcula que el Indec relevará unos 6,5 millones de CUIT para empadronar. “Esto nos permite velocidad, procesar más rápido y reducción de costos”.

Para participar habrá que ingresar a la página web (censoeconómico.indec.gob.ar), tipear el número de CUIT y llenar un formulario. Habrá tutoriales e información de todos los censos. Donde dirá completar los campos se pedirá validar el CUIT (una operación a través de la AFIP) y la persona que responda por la empresa debe estar habilitada por la firma.

El censo es obligatorio. Las empresas o personas que no lo hagan no podrán completar trámites claves hacia adelante. ”Se enviarán 300.000 mails por semana invitando a que respondan el censo”, explica Lavagna. “No queremos que se llegue al punto de que se les diga a las empresas de que porque no hicieron el censo no podrán completar tal o cual trámite. Queremos concientizar la utilidad de hacer un buen censo no sólo para el servicio del sector público sino también porque es clave para el sector privado saber los sectores más dinámicos y las regiones donde están sus proveedores para hacer inversiones”.

Una idea es que habría que tener una cédula censal para hacer algún trámite bancario. Se está hablando con el Banco Central para ver cómo se regula aunque es habitual que sea así; por ejemplo, en el Censo Agropecuario también estaba la obligatoriedad. “Es la forma también que tenemos de concientizar de que hay que hacerlo”.

El censo económico no captura la economía en negro, “aunque puede ser que captes una fracción de ella”. “Haremos el censo poblacional y económico más o menos en la misma época y eso permite hacer cruces”. El Indec planea avanzar con el censo poblacional dentro de un año.

El censo tendrá como objetivo empadronar a unos 5,5 millones de personas jurídicas y humanas de forma digital para tener, durante el próximo año, una nueva foto de la realidad productiva argentina.

El año que viene será el turno también del censo poblacional “y ahí podremos cruzar los datos entre ambos registros, el de la economía y el de la población”.

– Yendo al tema precios, el Gobierno anunció descongelamientos para fin de año de tarifas y el Banco Central ya advirtió de presiones en los precios, ¿usted también piensa que habrá presión sobre los precios: naftas, tarifas, alimentos?

Los combustibles tendrán impacto en la inflación. Cada vez que se modifican los precios de las naftas afecta el rubro transporte dentro del IPC. Los aumentos anteriores así se vieron reflejados. Sobre los precios máximos habrá que ver cuáles son los productos y si están dentro de la canasta porque muchos eran más de carácter suntuoso o más caros que no están necesariamente en el canasta del IPC. El cambio en los precios máximos tuvo un impacto y por eso la inflación en alimentos en octubre dio más alto.

-¿Cuál piensa será la magnitud del impacto?

Dependerá mucho de los aumentos por producto que se vayan dando. Pero las tarifas y los combustibles terminan repercutiendo definitivamente en la tasa de inflación.

-¿Qué habrá que seguir de cerca?

La clave será cómo se administran estos cambios de los precios regulados como para que la tasa de inflación o su tendencia siga a la baja. No sólo importa un mes en particular de la tasa de inflación, sino cómo viene la película. Hemos tenido meses de 1,5% este año y 3,8%. La clave es tener una tasa a la baja y ese es el desafío para el Gobierno.

– ¿Se revirtió esa tendencia a la baja de la inflación? ¿No hay un piso ahora de 3-3,5% en la inflación?

Eso es si uno se para en ver o analizar un mes. Yo en cambio digo de ver la tendencia. El año pasado la tasa cerró en 54% y este año será más baja. La pregunta es, ¿en 2021 la inflación será menor que el porcentaje que se cerrará este año? Bueno, en ese caso la tendencia seguirá a la baja. La inflación en países como la Argentina no se solucionan de un día para el otro y lo que hay que lograr es que por 2 o 3 años se mantenga la caída del ritmo al que suben los precios. Los movimientos mensuales no son un indicador en ese sentido. Decía cuando daba 1,5% por mes que no había que ponerse contentos, también digo que el 3,8% de ahora no dice nada sobre la tendencia. El desafío es que la inflación en 2021 sea más baja o no mayor a la de este año.

– ¿Se puede bajar esta inflación sin un plan de estabilización?

No soy de los que cree que hay que escribir un libro con un plan quinquenal. Ya lo hicimos. Pero sí creo que todas las decisiones en materia económica que uno tome tienen que tener un objetivo común: bajar la inflación. Si a eso se llama plan de estabilización, fenómeno. Pero lo que hay que lograr es una armonización de las políticas que tengan como objetivo primarios bajar la inflación y por lo tanto las decisiones deben estar atadas a lograr mantener una tendencia de la inflación a la baja más allá de un mes en particular.

Fuente: ieco.clarin.com