ECONOMÍA – Ola de calor: industrias reducen consumo eléctrico y temen que se transforme “en algo habitual”

0
201

El Gobierno le pidió a las compañías que entre hoy y mañana bajen la utilización de electricidad durante tres horas. Los empresarios acompañan la medida, pero advierten por su posible continuidad.

La ola de calor generó un crecimiento explosivo del consumo de energía, y el Gobierno apeló a una estrategia que no es nueva en la Argentina. Hoy y mañana, entre las 13 y las 16, las empresas deberán reducir su nivel de consumo eléctrico, de modo de no afectar la provisión del servicio domiciliario.

La determinación se la comunicó el miércoles por la noche el secretario de Energía, Darío Martínez, al titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, quien luego bajó el mensaje al mundo empresario.

Por el momento, la respuesta de los industriales es buena. Todos mostraron su predisposición a colaborar con el pedido oficial, aunque el temor es que esta modalidad de urgencia se transforme en algo habitual.

En principio, la determinación oficial se dio ante el pico de consumo energético previsto para los próximos días, con temperaturas que rondarán los 40°, y un récord histórico de consumo de 28.550 megavatios previstos para hoy, situación que se podría repetir en la medida en que el calor se dispare.

“Nos hemos comunicado con los grandes usuarios para que en el horario pico reduzcan la demanda de energía, por supuesto para aquellos que no tienen ciclo continuado”, explicó Martínez en conferencia de prensa.

Según el análisis del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, también presente en ese encuentro, “se consume porque se produce”, y de allí la determinación de pedirle un respiro a la industria en cuanto a la utilización de la energía.

Durante la reunión entre Martínez y Funes de Rioja se hizo especial hincapié en que las compañías debían realizar “un uso moderado e inteligente” de la electricidad, sobre todo en el Gran Buenos Aires.

Allí no se hizo referencia ni a los protocolos ni a las reglas que se debían seguir, sino que simplemente se pidió bajar el nivel de consumo durante jueves y viernes.

Tampoco se habló de que el Gobierno fueran a realizar controles para verificar que esa reducción de consumo se llevará a cabo, aunque tampoco se descarta que se puedan pedir luego algunos reportes a las empresas para “realizar un seguimiento” de efecto que tuvo la medida oficial.

Más allá de colaborar con el pedido del Gobierno, los empresarios quedan ahora en alerta respecto de una posible continuidad de la medida. Para la semana que viene se esperan temperaturas menos extremas -con lo que también debería caer el nivel de consumo energético en general- pero la gran incógnita es si el pedido de recorte de utilización de la electricidad se volverá a repetir.

“Tanto nosotros como el Gobierno entendemos que la industria se recupera y que hay que seguir ese camino. No habrá grandes problemas con los cortes de hoy y mañana, pero si esto se empieza a transformar en una constante ya la ecuación será otra, porque deberíamos empezar a planificar de otro modo”, sostuvo un industrial consultado por El Cronista.

Fuente: el cronista