FINANZAS – Plazo fijo: BCRA subió la tasa de interés, en medio de la tensión cambiaria

0
425

El BCRA dispuso una nueva suba de tasas este jueves en línea con lo que esperaba el mercado. La medida llega tras el fuerte dato de inflación de marzo, que fue del 7,7%.

En línea con lo que se esperaba, el Banco Central (BCRA) dispuso una nueva suba de tasas de política monetaria de 300 puntos básicos. Así lo definieron los miembros del directorio en el marco de la reunión habitual de los jueves, que se realizó en una jornada marcada por encuentros entre el presidente y los principales referentes del equipo económico, incluido el presidente del regulador monetario, Miguel Pesce.

Así, la nueva tasa nominal anual (TNA) del plazo fijo tradicional y de las LELIQs queda fijada en el 81%, con una efectiva anual (TEA) del 118%, lo que equivale a una tasa efectiva mensual de 6,75%.a actual campaña: ¿se destraba el ingreso de dólares al BCRA?.

“El BCRA hizo un ajuste de tasas no tan agresivo respecto a lo que esperaba el mercado y a la inflación proyectada”, evalúa respecto de la decisión el economista de EcoGo Sebastián Menescaldi. Y es que, en la City, los analistas ya anticipaban que la nueva suba de tasas sería este  y arriesgaban un alza de entre 200 y 500 puntos básicos, que finalmente se confirmó en los 300 puntos básicos.

Para Menescaldi, la decisión del BCRA responde a una intención de “ser cautos, teniendo en cuenta el efecto de la tasa sobre el excedente de pesos y para no abusar de la herramienta de política”. Y es que considera que, probablemente, el Gobierno deberá darle mayor uso a este instrumento a medida que se vaya agudizando la dolarización de la economía, fenómeno que se suele acentuar hacia las elecciones.

Plazo fijo: ¿es suficiente la suba de tasas?

Para el economista Federico Glustein, por su parte, “claramente, con la medida, el BCRA se queda corto”. Y explica que su postura radica en el hecho de que, con este alza, la tasa efectiva mensual queda en el 6,7%, mientras que la inflación pasada resultó 7,7% (es decir, un punto porcentual por debajo).

Y, por otro lado, considera que, comparado con la paga de tasas de la licitación del Tesoro de este miércoles, que resultó en una anualización del 132%, parecería que “se han quedado cortos con los instrumentos de TEA a 119%”. Así, según su opinión, teniendo en cuenta la fuerte presión que se observa sobre los financieros y el blue, que vienen al alza en los últimos días, “se esperaba una respuesta mayor, de por lo menos 500 puntos, para enviar un mensaje más contundente al mercado”.

Sucede que, en rigor de verdad, en el último tiempo, los ajustes de tasa que vino haciendo el BCRA sólo sirvieron para frenar la dolarización, pero no alcanzaron para controlar la inflación.

El BCRA marca un rumbo

Sin embargo, cabe mencionar que el BCRA viene demostrando su voluntad de mantener las tasas lo más positivas posibles respecto de la inflación, pero sin sobre reaccionar a datos que pueden ser transitorios, como es un dato muy alto de inflación en un mes, y teniendo en cuenta que la perspectiva del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) anticipa una caída en el ritmo inflacionario hacia adelante, ya que prevé un índice de precios (IPC) en torno al 6% para los próximos meses . Y así se comprueba en el hecho de que éste es el segundo ajuste de tasas que realiza el BCRA este año.

La primera, fue a mediados del mes pasado, cuando, después de seis meses sin cambios, finalmente resolvió elevarlas del 75% al 78% (con una TEA del 113%). En tanto, la de pases, la de la línea de inversión y la de tarjetas quedaron sin cambio.

Según explica el economista de Invecq Juan Pablo Albornoz, la única razón de peso que hubiera tenido el BCRA para no avanzar en una suba de tasas sería la perspectiva cuasifiscal, ya que la implementación de este tipo de políticas lo que hace es incrementar los pasivos del BCRA, que se ve obligado a pagarles más intereses a los bancos por las Letras de Liquidez (LELIQs) como consecuencia del incremento de los índices de rendimiento de esos instrumentos.

Pero, considera que “con la aceleración inflacionaria del último trimestre, los precios volvieron a correr a un ritmo trimestral del 120% anualizado, algo que no se veía desde julio-septiembre en plena crisis macrofinanciera” y, así, señala que, a pesar del costo cuasifiscal en el que está atrapado el Central, no subir las tasas te puede afectar la ya baja demanda de pesos.

Fuente: ambito