ECONOMÍA – Suspensiones, adelanto de vacaciones, paradas de plantas: las respuestas de las empresas a la falta de dólares

0
268
La nueva mejora interanual de la producción industrial argentina en junio cierra un segundo trimestre -abril (55,9 %) y mayo (30,2 %)- con un marcado rebote respecto al mismo periodo de 2020. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

Son cada vez más las firmas que frenan producción ante la falta de insumos. Los pagos al exterior siguen sin poder realizarse y no hay expectativas de mejora. ¿Desierto de divisas hasta marzo?

La imposibilidad de hacer pagos al exterior desde hace aproximadamente un mes debido a la falta de dólares está generando cada vez más problemas en la producción y amenaza con afectar el empleo. Si bien todavía no es un escenario generalizado, son varias las empresas que en los últimos meses han paralizado líneas y hasta plantas enteras por escasez de materia prima, lo que derivó en suspensiones de trabajadores y adelanto de vacaciones. En algunos casos, en un contexto incierto hacia adelante, están analizando desprenderse de personal, según confiaron algunas firmas a Infobae.

Fue público el cierre durante tres semanas de la planta de General Motors en Rosario y cada semana sale un nuevo comunicado de prensa de alguna cámara empresaria advirtiendo de esta problemática. Días atrás, además de los productores de chacinados, que advirtieron sobre un “colapso operativo del sector” y sobre la posibilidad de “cortar líneas de producción de embutidos cocidos, secos y fresco, poniendo en riesgo el empleo de miles de trabajadores”, los industriales metalúrgicos y de componentes de Córdoba transmitieron una enorme preocupación por el suministro de insumos y adelantaron que, de no regularizarse, generará una parada de la producción.

“Podemos confirmar un panorama de suspensiones de personal en plantas y posibles reestructuraciones de las compañías autopartistas y de la maquinaria agrícola en un contexto de preocupantes medidas implementadas por diferentes terminales que incluyen: parada de producción, adelanto de vacaciones del personal durante todo el mes de diciembre y la disminución del 40% en los planes de producción a partir de febrero del 2024″, dice el comunicado que la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba (CIMCC) emitió la semana pasada.

Los problemas que enfrentan las empresas con las importaciones son dos: por un lado, la aprobación de los permisos para importar (SIRA), que salen a cuentagotas y, en algunos casos, ni siquiera se aprueban; y por otro, los pagos

De hecho, trascendió que la terminal Stellantis es una de las que ya confirmó que dará vacaciones a sus trabajadores entre el 11 de diciembre y el 7 de enero, pero en la empresas aseguran que “ya estaba planificado”. Respecto del sector autopartista, el presidente de la Asociación de Fábricas de Autocomponentes de la Argentina (AFAC), Norberto Taranto, señaló que “el sector se encuentra al límite, todos por algún problema por no poder pagar al exterior”. “Nosotros tenemos materia prima, pero si nos falta algún insumo, vamos cambiando las prioridades. Todavía no hemos tomado ningún tipo de medida; además, ya viene el período de vacaciones”, indicó el empresario, en alusión a su empresa productora de juntas y piezas forjadas.

De todos modos, según otras fuentes del sector, ya hay algunas firmas que paralizaron la producción y suspendieron a sus trabajadores desde hace 10 días, con el 75% del sueldo. Es el caso de una firma con planta en San Luis que produce componentes de transmisión y que utiliza aceros para forja. El proveedor es Gerdau, de Brasil. Al no poder contar con materia prima para producir, tuvo que paralizar la planta, contaron en la industria.

Los problemas que enfrentan las empresas con las importaciones son dos: por un lado, la aprobación de los permisos para importar (SIRA), que salen a cuentagotas y, en algunos casos, ni siquiera se aprueban; y por otro, los pagos. El Banco Central (BCRA) se quedó sin dólares y el sector privado advierte que desde hace un mes no se habilita ninguna cancelación al exterior. Vencido el plazo de la SIRA, y hasta reprogramado, luego tampoco puede la firma hacer frente a sus compromisos con los proveedores. Ahí es cuando empiezan a aparecer los errores del sistema de AFIP, que nadie puede explicar y que son leídos como una forma de dilatar la operación.

Consultado el titular de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), Luis Macario, señaló que “los problemas existen desde el año pasado, pero se agravaron”. “El comercio exterior no puede funcionar operación por operación. Hay empresas que están con alguna línea parada; otras anticipando vacaciones. Vamos a una caída del nivel de actividad”, enfatizó el industrial, al tiempo que agregó que “no hay una receta única y que hay muchas firmas que están viendo la forma de conseguir los insumos yendo al contado con liqui”.

El dueño de una importante metalúrgica de precisión graficó un escenario crítico para su empresa: “En agosto y septiembre suspendimos una quincena; en octubre, adelantamos vacaciones; y ahora estamos trabajando al 50% de la capacidad. Ya agotamos todas las instancias y estamos analizando reducir personal”. El empresario relató que tiene facturas de proveedores de hace más de un año y no sólo muchos ya no le envían más materia prima, sino que algunos ya amenazaron con iniciar acciones legales.

“Teníamos SIRAs que inicialmente eran 180 días, se vencieron y nos patearon 90 días más. Ahora, hace cuatro semanas que estaríamos en condiciones de pagar, pero el sistema de AFIP nos tira error y no podemos”, se quejó el metalúrgico, quien agregó que mientras que el balance del año pasado la deuda con proveedores ascendía a USD 250.000, la de este año asciende a USD 6 millones.

También han estado con severos inconvenientes varias plantas de agroquímicos y fertilizantes. Trascendió que Bayer frenó durante unas semanas la línea de producción de glifosato ante la falta de insumos, en tanto que Atanor y Sigma Agro están con fuertes restricciones. Fuentes del sector remarcaron que el problema, en estos casos, era la falta de aprobación de SIRAs, más que los pagos, pero que finalmente en las últimas horas Comercio les liberó una tanda de permisos importante. “Nos liberaron lo suficiente como para arrancar la máquina de nuevo”, dijo la fuente consultada.

La preocupación de todas las industrias es cómo atravesarán, elecciones mediante, el período hasta marzo/abril del 2024, cuando se espera una buena cosecha gruesa y un alivio en materia de ingreso de divisas. El propio ministro de Economía y candidato a presidente por Unión por la Patria, Sergio Massa, se los dejó bien en claro a los industriales en la UIA la semana pasada. El desafío será cómo lograr un puente hasta el año próximo que minimice los problemas productivos, que cada vez se hacen más visibles.

Fuente: infobae