FINANZAS – Clave para el plazo fijo: Banco Central baja la tasa 10 puntos

0
155
El BCRA bajó la tasa de política monetaria este jueves, en línea con lo que esperaba el mercado.
Tal como se esperaba, el Banco Central (BCRA) dispuso este jueves una nueva reducción de la tasa de política monetaria (que es la de pases a un día). El ajuste de esta vez es del 10% y la llevó del 80% al 70%, lo que equivale a un rendimiento efectivo mensual (TEM) 5,4% y una tasa efectiva anual (TEA) de 101,2%. Asimismo, subieron los encajes de las cuentas remuneradas del 0% al 10%.

Los bancos comenzaron a reaccionar inmediatamente a esta noticia y las tasas de los plazos fijos a 30 días se corrigieron al instante. Banco Nación (BNA) ya la había llevado del 70% al 65% en la semana. Y, este jueves, otros empezaron a seguir el mismo camino. De los principales, algunos aún no actualizaron sus porcentajes, pero lo que sí lo hicieron las llevaron, en líneas generales, a entre 68% (Banco Macro) y 66% (BBVA) desde hoy. las tasas tras decisión del BCRA, ¿cuáles son los que más pagan?

Así, por ejemplo, un plazo fijo tradicional en el Banco Nación tiene un rendimiento del 5,3% mensual, muy por debajo del nivel de la inflación. Con este dato, tal como señala a Ámbito el economista Pablo Ferrari, “lo primero que se verifica es la persistencia de tasas por debajo de la inflación, con lo cual continúa la política de deterioro del peso, que lleva adelante el Gobierno”. Indica que esto se combina con un dólar quieto o a la baja, que redunda en “una política que junta licuación y recesión” como instrumentos principales para combatir la inflación.

Por su parte, el economista Federico Glustein, apunta que “los plazos fijo podrían rendir menos en consecuencia, así como los créditos costarían menos”. Y explica que es una medida tendiente a tratar de suavizar el acceso al crédito y bajar las expectativas inflacionarias, así como licuar las próximas emisiones.

Una fecha clave para bajar la tasa

La decisión del Banco Central se conoce justo una jornada antes de que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) difunda el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que el Gobierno espera que se ubique en torno al 10%, aunque el mercado no descarta que sea un poco superior.

Sin embargo, tal como advierte a Ámbito una fuente oficial, esto responde a que “la baja de tasas no está vinculada al IPC como antes, si no que está más en línea con el desarme de los pasivos remunerados, con bajas del déficit cuasi fiscal y con el objetivo de dirigir la mirada a las licitaciones del Tesoro”.

En igual sentido, el economista de Eco Go Sebastián Menescaldi señala que “el Gobierno no piensa en bajar la tasa porque piense que la inflación esté controlada y quiera incentivar la actividad, sino que quiere busca controlar la emisión de pesos por los pasivos remunerados y quiere seguir licuando los stocks de pesos que tienen los argentinos”.

Los pesos en manos de los argentinos no logran rendir por encima de la inflación por tasa.

Es por eso que, por otro lado, la noticia se conoce justo el día que se darán a conocer los resultados de la licitación del Tesoro que se anunció este martes. Y es que el objetivo del Gobierno es traccionar inversiones hacia allí y, con este nuevo recorte de tasas, hacer más atractivo el bajo rendimiento que tienen las Letras de Capitalización (LECAP), que en la licitación anterior fue del 5,5% y esta vez podría ser inferior (en torno al 5,3%).

Así, tal como señala Glusteib, “las Lecap a enero 25 tuvieron una tasa de corte de 5,5% TEM, tradeadas luego, alcanzaron un 4,7% TEM, por lo que podríamos pensar en una inflación del 7% mensual y en baja”. Considera, en tal sentido, que el descenso de tasa se traduce en esa convalidación de los agentes económicos a la desaceleración inflacionaria.

Un guiño a las pymes: acceso al dólar

La medida de baja de tasas se combina, además, con una flexibilización del acceso al mercado oficial de cambios para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), que tendrán la posibilidad de pagar sus importaciones de bienes en un plazo de 30 días y alcanza a todas las operaciones con despacho aduanero a partir del 15 de abril que previamente tenían plazo de pago en cuotas a 30, 60, 90 y 120 días.

Asimismo, se dispuso que, para el caso particular de importaciones de bienes de capital, las empresas de este segmento podrán pagar en forma anticipada hasta un 20% del valor del bien a importar.

Fuente: ambito