ECONOMÍA – Efecto cuarentena: la recaudación de las provincias se desplomó 15% en términos reales en mayo

0
997

Algunos distritos, como Neuquén, Buenos Aires y Santa Fe, fueron los que más sufrieron.

Los números cerrados de mayo mostraron que el quinto mes volvió a ser otro para el olvido en materia de evolución de la recaudación provincial en medio de la pandemia por coronavirus. Cuando se toma a nivel conjunto, los ingresos tributarios se desplomaron un 15% en términos reales (cuando se tiene en cuenta el impacto de la inflación) frente a igual mes de 2019, según análisis privados en base a datos oficiales.

No obstante, la visión del vaso medio lleno se puede tener con el contraste con abril: en el cuarto mes la caída había sido aún más abrupta, de un 19%. La diferencia radica en que, en mayo, algunas actividades empezaron a volver a traccionar, de a poco, en los distritos en los que se fue avanzando en las fases de la cuarentena.

Los datos surgen del monitor de evolución de recaudación provincial que elabora el IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal) en el que se detalla que el principal recurso a nivel provincial, que es Ingresos Brutos, mostró una retracción del 15%.

Recaudación en las provincias

“Sellos, el otro impuesto provincial ligado fuertemente a la actividad formal, cayó nuevamente en términos nominales, y fue el que peor performance mostró. Nuevamente, el único tributo provincial que recaudó más en términos reales fue el impuesto inmobiliario, con un crecimiento real del 6% interanual”, se detalló.

El director del IARAF, Nadin Argañaraz, sostuvo que todavía no se ve tanto el efecto del levantamiento de la cuarentena. “Habrá que esperar los datos de los primeros días de junio, que debería empezar a disminuir la caída mensual”, agregó.

La recaudación a nivel nacional difundida por la AFIP cayó en mayo en términos reales: lo hizo un 22%, aún peor que en el conjunto a nivel provincial. Esta disminución también tuvo un efecto en los recursos que reciben las provincias por los impuestos que se coparticipan.

Algunas de las provincias más afectadas, que hicieron públicos los datos de la evolución de la recaudación a mayo fueron la de Buenos Aires, Santa Fe y Neuquén.

En la provincia gobernada por Axel Kicillof los ingresos totalizaron en mayo $ 32.465 millones, lo que representa una variación positiva de 13,7% en términos nominales, pero que si se considera que el aumento de precios, la recaudación bonaerense cayó 21% en términos reales.

En diálogo con Clarín, el ministro de Economía de Santa Fe, Walter Agosto, señaló que la caída de la recaudación total de la provincia fue de $ 14.200 millones en el periodo enero-mayo, con respecto a lo previsto recaudar en esos meses,  y que principalmente se dio desde el 20 de marzo cuando comenzó la cuarentena.

“Para dar una idea de magnitud, el monto de la caída equivale a los aguinaldos de junio y diciembre”, ejemplificó.

Neuquén, impactada por la baja en la actividad de Vaca Muerta y también la derivada del turismo, fue una de las que peor performance tuvo: en mayo registró un desplome del 23% de la recaudación de impuestos provinciales, sin siquiera añadir el impacto de la inflación.

No obstante, desde la provincia gobernada por Omar Gutiérrez señalaron que recibieron dos noticias de importancia para sus finanzas en los últimos 15 días: la imposición del barril criollo y los $ 5.000 millones del fondo fiduciario. “Fueron dos medidas de alivio para la provincia. El mes más duro ya pasó, que fue mayo. La expectativa es de lenta mejora, porque Neuquén ya está en etapa de distanciamiento social”, añadieron.

De hecho, algunas de estas provincias son las que en los últimos meses salieron a emitir letras para pagar a los proveedores, que luego los aceptan para que estos cancelen impuestos.

Félix Piacentini, economista de Noanomics, sostuvo que “lamentablemente la política fiscal argentina nunca logró quebrar su prociclicidad e iniciativas como la creación efectiva de fondos anticíclicos engrosados con superávits en las buenas para ser usado en las malas. Nunca estuvo más que en las intenciones y en la letra de diversas leyes (incluida la última ley de responsabilidad fiscal)”.

Es por eso que, según señaló, cuando las crisis económicas afectan la recaudación nacional y por ende la coparticipación, que es el principal ingreso de la mayoría de las provincias argentinas, “los distritos caen en la tentación de aumentar su carga tributaria local para compensar la desaceleración en lugar de aplicar políticas tributarias anticíclicas relajándola y promoviendo a una recuperación económica más rápida y sostenida”.

Fuente: ieco.clarin.com